Educación emocional

Por definición, y en palabras de Rafael Bisquerra:

Los conceptos complejos, como la educación emocional, no pueden describirse en una definición breve. Es un marco amplio lo que permite su conceptualización. A lo largo de esta obra se pretende ofrecer pistas para poder conceptualizar la educación emocional. Teniendo esto presente, y solamente con la intención de tener un punto de referencia, nos atrevemos a resumir la educación emocional en los siguientes términos: proceso educativo, continuo y permanente,  que pretende potenciar el desarrollo emocional como complemento indispensable del desarrollo cognitivo, constituyendo ambos los elementos esenciales del desarrollo de la personalidad integral. Para ello se propone el desarrollo de conocimientos y habilidades sobre las emociones  con objeto de capacitar al individuo para afrontar mejor los retos que se plantean en la vida cotidiana. Todo ello tiene como finalidad aumentar el bienestar personal y social.

En palabras del mismo autor, con la aparición de Daniel Goleman, y su publicación de Emotional Intelligence (1995) tiene lugar una difusión sin precedentes de un concepto que hasta entonces había pasado desapercibido. inteligencia-emocional

Para Goleman (1995: 43-44) la INTELIGENCIA EMOCIONAL consiste en:

1) Conocer las propias emociones: El principio de Sócrates “conócete a ti mismo” se refiere a esta pieza clave de la inteligencia emocional: tener conciencia de las propias emociones; reconocer un sentimiento en el momento en que ocurre. Una incapacidad en este sentido nos deja a merced de las emociones incontroladas.

2) Manejar las emociones: La habilidad para manejar los propios sentimientos a fin de que se expresen de forma apropiada se fundamenta en la toma de conciencia de las propias emociones. La habilidad para suavizar expresiones de ira, furia o irritabilidad es fundamental en las relaciones interpersonales.

3) Motivarse a sí mismo: Una emoción tiende a impulsar hacia una acción. Por eso, emoción y motivación están íntimamente interrelacionados. Encaminar las emociones, y la motivación consecuente, hacia el logro de objetivos es esencial para prestar atención, automotivarse, manejarse y realizar actividades creativas. El autocontrol emocional conlleva a demorar gratificaciones y dominar la impulsividad, lo cual suele estar presente en el logro de muchos objetivos. Las personas que poseen estas habilidades tienden a ser más productivas y efectivas en las actividades que emprenden.

4) Reconocer las emociones de los demás: Un don de gentes fundamental es la empatía, la cual se basa en el conocimiento de las propias emociones. La empatía es la base del altruismo. Las personas empáticas sintonizan mejor con las sutiles señales que indican lo que los demás necesitan o desean. Esto las hace apropiadas para las profesiones de la ayuda y servicios en sentido amplio (profesores, orientadores, pedagogos, psicólogos, psicopedagogos, médicos, abogados, expertos en ventas, etc.).

5) Establecer relaciones: El arte de establecer buenas relaciones con los demás es, en gran medida, la habilidad de manejar las emociones de los demás. La competencia social y las habilidades que conlleva, son la base del liderazgo, popularidad y eficiencia interpersonal. Las personas que dominan estas habilidades sociales son capaces de interactuar de forma suave y efectiva con los demás.

Como aparece en la Revista de Investigación Educativa, 2003, Vol. 21, n.º 1, págs. 7-43, en un artículo del ya citado autor, Rafael Bisquerra, tituladado “EDUCACIÓN EMOCIONAL Y COMPETENCIAS BÁSICAS PARA LA VIDA.” http://revistas.um.es/rie/article/viewFile/99071/94661

La finalidad de la educación es el pleno desarrollo de la personalidad integral del individuo. En este desarrollo pueden distinguirse como mínimo dos grandes aspectos: el desarrollo cognitivo y el desarrollo emocional. El rol tradicional del profesor, centrado en la transmisión de conocimientos, está cambiando. La obsolescencia del conocimiento y las nuevas tecnologías conllevan a que la persona adquiere conocimientos en el momento que los necesita. En este marco, la dimensión de apoyo emocional del profesorado en el proceso de aprendizaje pasa a ser esencial.

En este sentido,

La educación emocional es una innovación educativa que responde a necesidades sociales no atendidas en las materias académicas ordinarias. La fundamentación está en el concepto de emoción, teorías de la emoción, la neurociencia, la psiconeuroinmunología, la teoría de las inteligencias múltiples, la inteligencia emocional, el fluir, los movimientos de renovación pedagógica, la educación psicológica, la educación para la salud, las habilidades sociales, las investigaciones sobre el bienestar subjetivo, etc. Como ejemplo de marco teórico se expone la teoría de la inversión. El objetivo de la educación emocional es el desarrollo de competencias emocionales: conciencia emocional, regulación emocional, autogestión, inteligencia interpersonal, habilidades de vida y bienestar. La práctica de la educación emocional implica diseñar programas fundamentados en un marco teórico, que para llevarlos a la práctica hay que contar con profesorado debidamente preparado; para apoyar la labor del profesorado se necesitan materiales curriculares; para evaluar los programas se necesitan instrumentos de recogida de datos, etc.

Por todo ello, es que me decidía a asistir el pasado 23 de enero, a la jornada de formación:  “Educación Emocional: El Juego de Vivir, el juego de Emocionarse” impartida por MAR ROMERA, que para quien no la conozcáis es:

  • Maestra, licenciada en pedagogía y en psicopedagogía. Especialista en Inteligencia emocional y autora de diversos de libros dedicados a la escuela, la infancia y la didáctica activa
  • Presidenta de la Asociación Pedagógica Francesco Tonucci
  • Ha trabajado en todas las etapas del sistema educativo, desde educación infantil, primaria, educación especial, secundaria, formación profesional y la universidad.
  • Autora y coordinadora del modelo pedagógico “Educar con tres Cs: capacidades, competencias y corazón”
  • Colaboradora en formación permanente del profesorado en las diferentes comunidades autónomas de nuestro país en colaboración con las diferentes Consejerías de educación.

cda1988b-8a6a-44a3-ba4a-407f8083c0de

Los objetivos del taller fueron:

  1. Conocer en profundidad la teoría de la inteligencia emocional y aplicar estrategias propias al desarrollo personal.
  2. Profundizar en el autoconocimiento.
  3. Analizar de forma crítica capacidades y competencias desde la óptica emocional.
  4. Sentir, entender, regular, controlar y modificar emociones propias.
  5. Utilizar recursos específicos en procesos de alfabetización y regulación emocional.
  6. Utilizar instrumentos de evaluación de forma crítica en el entorno de la inteligencia emocional.

Y los contenidos:

– autoconcepto (alfabetización emocional, conciencia emocional, …)
– autonomía – autocontrol
– autodisciplina
– autoevaluación
– autoestima
– pensamiento positivo
– escucha
– comunicación
– habilidades sociales
– cohesión del grupo
– consenso
– mediación
– resolución de conflictos

Os podría contar muchas cosas pero mejor os invito a asistir a algunas de sus conferencias pues no tienen desperdicio ninguno. Aquí tenéis un vídeo de una de sus conferencias:

Y si queréis conocerla una poco más, aquí os dejo otro vídeo de una entrevista que le hicieron para el programa La Aventura del Saber de La2.

Me despido con una frase suya y es que…

El corazón y la emoción,

siempre ganan a la razón.

Anuncios

One thought on “Educación emocional

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s